¿Cómo deben ir etiquetados los alimentos transgénicos?

En Estados Unidos no es obligatorio etiquetar los alimentos transgénicos porque se consideran iguales que los otros. “Para que una semilla modificada genéticamente pueda venderse tiene que cumplir la equivalencia sustancial, es decir, que, salvo la modificación para una función concreta –como la resistencia a una plaga–, en todo lo demás es exactamente igual que las variedades convencionales”, explica Soledad de Juan, de la Fundación Antama.

 

En cambio, la ley europea exige marcar los productos que contengan más de un 1 % de OGM (Organismos Genéticamente Modificados). Ese porcentaje no se refiere al total del alimento, sino del ingrediente: si unas galletas contienen soja, deberán etiquetarse como transgénicas si más del 1 % de la soja lo es. “El etiquetado es la base de la elección libre y bien informada, la que se hace sin demonizar la biotecnología.

 

Además, garantiza que la trazabilidad –rastreo a lo largo de la cadena alimentaria de todos los productos y transformaciones, desde el campo a la mesa– es correcta”, considera el abogado Enrique Marín.

 

 

Más información sobre la polémica de los transgénicos en el reportaje Semillas de discordia, escrito por Cristina Sáez. Puedes leerlo en el número 393 de Muy Interesante.

 

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.
Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Etiquetas: alimentacióngenéticatransgénicos

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar