Así sobreviven al calor los zorros del desierto

No hay forma de que un fénec pase desapercibido; no, al menos, lejos de su entorno. Apartado de los infinitos ocres que caracterizan su hábitat, en las vastas regiones desérticas del norte de África, sus orejas de 15 centímetros le delatan.

 

Estos zorrillos, los más pequeños entre los cánidos, raramente superan los 40 centímetros de largo, por lo que resultan inmensas en relación a su tamaño. No obstante, es así por buenas razones. Recorridos por una miríada de vasos sanguíneos casi a flor de piel, sus pabellones auriculares les ayudan a disipar el calor.

 

También les permiten canalizar los sonidos con gran eficacia. De hecho, el oído de estos animales es tan agudo que pueden captar los movimientos que hacen sobre la arena los escarabajos y langostas de los que se alimentan y localizar otras presas bajo tierra. Precisamente ahí, en el subsuelo, pasan buena parte del tiempo.

 

Los fénecs o fenecos, Vulpes zerda, utilizan distintas estrategias y han desarrollado diferentes adaptaciones evolutivas para lidiar con los rigores climáticos del Sáhara. Por una parte, construyen sus madrigueras bajo la arena, en ocasiones al abrigo de montículos o cerca de matorrales.

 

Además, son de hábitos nocturnos. Su gruesa y clara pelambre no solo refleja parte de la radiación solar, sino que los protege de los acusados descensos de temperatura que se dan en el norte del Sahel. Eso sí, el pelaje es especialmente denso bajo las patas, lo que les permite corretear a pleno sol sin quemarse.

 

 

Más información sobre este tema en el reportaje Espíritus del desierto, escrito por Abraham Alonso. Puedes leerlo en el número 405 de Muy Interesante.

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

 

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

 

 

Etiquetas: animalescuriosidadesnaturaleza

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar