Así se divierten en el CERN, el gran laboratorio de física de partículas europeo

Cuando se oye hablar a los físicos que trabajan en el CERN (Organización Europea para la Investigación Nuclear) de sus investigaciones con protones y bosones, resulta difícil imaginar que compran en el súper, practican deportes y montan fiestas, como el común de los mortales.

 

“Yo estoy en el club de esquí en invierno, en el de golf en verano y en el de fitness todo el año”, cuenta Bárbara Álvarez, investigadora en el experimento ATLAS, uno de los dos detectores que cazaron al bosón de Higgs, con la Universidad Estatal de Míchigan. Vive en Ginebra desde 2010 con su novio, al que conoció en otro acelerador, el Fermilab de Chicago.


“Hay unos cincuenta clubes de música, deportes, baile...”, apunta Mar Capeáns, en el CERN desde 1992. Aquí uno solo se aburre si quiere.

Por descontado, la inquietud científica está cubierta, pero también hay estímulos para satisfacer los más variados intereses. Basta con tomar el tranvía hasta el centro de Ginebra, ciudad con una oferta cultural envidiable, donde 42.000 personas de diversos países trabajan para organizaciones internacionales.


Otras historias y curiosidades del CERN en el reportaje La panda del bosón, escrito por Pampa García Molina. Puedes leerlo en el número 394 de Muy Interesante.

 

 Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y MásY si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Etiquetas: científicos

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar