Apúntate al power walking

El power walking es mucho menos exigente y agresivo con nuestro cuerpo que el running y, sin embargo, conlleva beneficios similares para nuestra salud.

Desde hace un tiempo, al running le ha salido un duro competidor, una disciplina menos exigente y más accesible para el común de los mortales, el power walking. En esencia, esta actividad equivale a caminar; eso sí, a paso ligero. No se trata, sin embargo, de dar un inocente paseo mientras contemplamos el paisaje, sino de dar una caminata emprendida con tal intensidad que esta equivaldría más a un entrenamiento que a un recorrido lúdico, sin objetivos deportivos.

Los expertos atribuyen al power walking una lista casi interminable de beneficios. En primer lugar, aumenta la masa muscular, la flexibilidad y la capacidad cardiorrespiratoria, lo que permite optimizar el funcionamiento general del organismo. También disminuye la tensión arterial y el peligro de sufrir enfermedades coronarias, y ayuda a evitar la aparición de nuevos episodios a personas con cardiopatías.

Además, previene riesgos de males respiratorios, retrasa la osteoporosis, contribuye a reducir el peso gracias al descenso de la grasa corporal y mejora la respuesta inmunológica ante infecciones o agresiones de distinto tipo.

 

Puedes leer íntegramente el artículo ¡Necesitas más marcha!, escrito por Eva Carnero, en el número 420 de Muy Interesante.

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Etiquetas: deportesalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar