Accidente aéreo bajo control

Durante un accidente aéreo, la cabina del aparato se llena de polvo, humo y residuos a tal velocidad que muchos pasajeros probablemente ni siquiera verían las señales de las salidas de emergencia. Esta es una de las conclusiones a la que ha llegado un equipo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts que ha recreado un choque de un Boeing 727 en el desierto de Sonora, entre México y EE. UU. Los científicos pretendían estudiar qué ocurre exactamente cuando se produce un choque durante una maniobra de descenso simulada. Para ello, situaron en el interior de la aeronave varias cámaras de alta velocidad y dummies equipados con sensores. De este modo, advirtieron que al menos en este caso la peor parte se la habrían llevado las personas que viajaran en primera clase. Además, constataron que la denominada “posición de impacto”, con el torso doblado, puede reducir los daños físicos. 

Información aparecida en la sección de Prisma, con toda la actualidad científica, en el número 384 de MUY INTERESANTE.

 

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar