A la hora de tener ideas, cuanto más barullo, mejor

Cuentan que Richard Feynman (1918-1988), uno de los físicos más importantes del siglo XX, tenía por costumbre garabatear ecuaciones en clubs de striptease.

A muchas personas les parece imposible poder concentrarse en un entorno con mucho ruido o movimiento. Pero la creatividad, en realidad, está asociada con una disminución de la capacidad para filtrar los estímulos sensoriales que llegan del exterior, según un estudioreciente de la Universidad de Norhtwestern, en EE. UU. El motivo es que tener fugas puede ayudarnos a integrar las ideas externas a nuestro foco de atención.

 

“A la hora de solucionar un problema”, explica Luis Miguel Martínez Otero, investigador del CSIC en el Instituto de Neurociencias de Alicante, “resulta inútil aislarse de los estímulos sensoriales”. Si nos concentramos en una única solución, no vemos las demás: “La dispersión es buena porque te ayuda a considerar información que no habías tenido en cuenta en un primer momento”, concluye el experto.

 

Más información sobre los resortes de la creatividad en el dossier Así nacen las ideas geniales, escrito por Anabel Herrera. Puedes leerlo en el número 412 de Muy Interesante.

 

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

 

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

 

Etiquetas: inteligenciamemoria

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar