Localizada la sede cerebral de la apatía

La falta de energía y motivación parece deberse a una mala conexión neuronal en una determinada zona del cerebro.

¿Quién no conoce algún ejemplar humano al que nada parece despertar de su indiferencia, ese tipo de individuo del que se suele decir que “tiene la sangre de horchata”? Pues bien, parece que la personalidad apática es un rasgo más biológico que de simple actitud ante la vida, a tenor de los resultados de una investigación realizada por científicos de la Universidad de Oxford.

El experimento consistió en observar la actividad cerebral de cuarenta personas mediante resonancias magnéticas mientras realizaban tareas que implicaban esfuerzo. Antes, habían identificado con cuestionarios a los voluntarios menos motivados por naturaleza. Así, los expertos pudieron comprobar que estos últimos registraban mayor actividad en su corteza premotora, región que se pone en marcha justo antes de que intervengan otras zonas responsables del movimiento.

Esto indicaría que la gente apática necesita más esfuerzo para convertir sus decisiones en acciones, probablemente debido al deficiente desarrollo de sus conexiones neuronales en esa área del encéfalo.

Información aparecida en la sección de Prisma, con toda la actualidad científica, que puedes leer en el número 416 de Muy Interesante.

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Etiquetas: cerebroemocionesneurociencia

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar