¿Cómo se forman las olas?

La fricción del viento con la superficie del agua produce este misterioso y atrayente fenómeno en los mares.

Las olas marinas son consecuencia de la propagación del movimiento entre dos medios, el aire de la atmósfera y el agua del mar. Los cambios de presión atmosférica provocan oscilaciones en la superficie del líquido. A su vez, la acción del viento que roza la superficie da lugar a lo que se conoce como ondas capilares, cuando su empuje es más leve, u ondas gravitatorias, cuando la fricción sobre la lámina de agua es más intensa.

Generalmente, los vientos más fuertes provocan olas más altas. Entran en juego factores como la velocidad e intensidad de la acción eólica, la cantidad de tiempo que el aire mantiene una dirección estable, el área de la superficie del agua afectada y la profundidad. A medida que las olas se acercan a la orilla, avanzan más despacio debido a que hay menos profundidad, mientras que la cresta aumenta su altura. El proceso continúa hasta que la zona levantada se mueve más rápido que la parte subacuática, punto en el que el movimiento se desestabiliza y la ola rompe.

Además, hay otro tipo de olas de distinto origen: son las que constituyen el llamado mar de fondo, más bajas y redondeadas. Surgen por las diferencias de presión, temperatura y salinidad entre zonas adyacentes, que provocan el movimiento del agua desde donde estos parámetros son menores hacia áreas donde son mayores. El líquido al desplazarse forma corrientes y olas.

Etiquetas: aguafísicaocéanos

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS