¿Cómo pueden los búhos girar tanto su cabeza?

Algunos miembros del orden Strigiformes, entre los que se cuentan las lechuzas, los búhos o los mochuelos, son capaces de girar su cabeza 270 grados.

Al igual que otras rapaces nocturnas, los búhos poseen una visión muy aguda, sobre todo en condiciones de poca luz. Sus ojos, sin embargo, se mantienen fijos, por lo que han de rotar el cuello para seguir el movimiento de los objetos. De hecho, consiguen girar la cabeza hasta 270 grados, y ello sin que se resientan sus tendones y sin que se compriman excesivamente sus vasos sanguíneos, por lo que no se interrumpe el suministro de sangre al cerebro.

Para ello, han desarrollado varias adaptaciones anatómicas. Un grupo de investigadores de la Universidad Johns Hopkins, en EE. UU., ha descubierto, por ejemplo, que una de las principales arterias que nutren los sesos de estos animales pasa a través de unas cavidades en las vértebras diez veces más grandes que el propio vaso sanguíneo. En el espacio que queda se forman bolsas de aire que permiten que este se mueva sin problemas cuando el ave retuerce el cuello.

La forma en que están dispuestas sus catorce vértebras cervicales –los seres humanos poseemos siete– favorece esta prodigiosa flexibilidad, en la que también influye el hecho de que solo cuentan con un punto de articulación entre el cráneo y la primera vértebra, lo que se conoce como cóndilo occipital. Por el contrario, nosotros tenemos dos. 

Etiquetas: animalescuriosidadesnaturaleza

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS