Mandriles en peligro

Bostezos contagiosos

© Tomoaki Nakano

Estos primates alcanzan una altura de hasta 80 centímetros, tienen la cabeza grande, y pueden tanto trepar a los árboles como andar a cuatro patas. Los colmillos, sobre todo en los machos adultos, son largos, fuertes y puntiagudos. Suelen mostrarlos cuando bostezan. Y se ha demostrado que, igual que para los humanos, para los mandriles el bostezo es muy contagioso.

Etiquetas: animales, naturaleza

COMENTARIOS