Así fue la tragedia del Prestige