Voces graves, más agresivas que seductoras

Un nuevo estudio revela que, entre los primates macho, el tono de voz grave sirve más para atemorizar a los rivales que para seducir a las hembras.

Entre los primates, las vocalizaciones de los machos y de las hembras difieren notablemente. Las de ellos suelen ser más graves, un fenómeno que se aprecia incluso en nuestra especie. Los zoólogos han debatido durante años sobre la función de estos sonidos de baja frecuencia. Algunos expertos han sugerido que, de algún modo, podrían formar parte del ritual del cortejo. Esto es, las hembras se verían más atraídas por los individuos con las voces más profundas. Sin embargo, un nuevo estudio impulsado por un equipo internacional de investigadores de distintas instituciones muestra que, en realidad, es una herramienta para intimidar a los rivales.

En un ensayo publicado en la revista Proceedings of the Royal Society B, estos científicos, coordinados por el antropólogo David A. Puts, de la Universidad Estatal de Pensilvania, señalan que, para confirmarlo, llevaron a cabo tres experimentos. En el primero, analizaron diferentes vocalizaciones en distintas especies de primates, incluida la humana. Así, determinaron que, precisamente en la nuestra, se dan las mayores diferencias de tono entre machos y hembras.

En el segundo, pidieron a un grupo de voluntarios –175 hombres y 258 mujeres– que escucharan unas grabaciones de voces de varones. La mayoría de ellos indicaron que aquellos que las tenían más graves parecían más dominantes. Sin embargo, entre los hombres esta percepción fue tres veces superior.

Por último, midieron los niveles de testosterona y cortisol en individuos con voces más profundas. Algunos estudios apuntan que una mayor concentración de estas hormonas se relaciona con un sistema inmune más fuerte, algo que podrían encontrar interesante sus posibles parejas. No obstante, descubrieron que los hombres con voces más graves mostraban menores niveles de ellas.

Aun así, los investigadores indican que será necesario llevar a cabo más pruebas para confirmar sus hipótesis.

Imagen: Su Neko / CC

Etiquetas: animalesciencia

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar