Una nueva isla en el Pacífico Sur

Al atlas del mundo le ha salido una peca. Concretamente, la nueva tierra emergida está situada a 45 kilómetros de Nuku’alofa, la capital de Tonga, país insular de la Polinesia.

 

Se trata de una isla (o por ser más precisos, un islote) de medio kilómetro de longitud que se formó a consecuencia de la erupción del Hunga-Tonga, activo desde el mes de diciembre.

 

El violento despertar de este volcán submarino ha creado la isla número 176 del archipiélago, como ha proclamado oficialmente Taaniela Kula, ministro de Tierras de Tonga. De momento, no es recomendable ir a visitarla, ya que la actividad volcánica continúa –cae lluvia ácida en un radio de diez kilómetros– y la nueva mancha en el mapa, hecha de magma fragmentado, es inestable.

 

No obstante, hay quien se aventurado a verla de cerca, como Gianpero Orbassano, un empresario hotelero de Tonga. Según su testimonio, es bastante alta y la superficie está caliente, pero ya hay miles de aves marinas de todo tipo poniendo huevos en su territorio. Otros observadores afirman que hay un lago en el centro y que desprende un fuerte olor a azufre

Etiquetas: Tierraislasnaturaleza

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar