Un orangután se balanceaba...

Un orangután se balanceaba...Los orangutanes acceden a la comida colgándose de ramas demasiado pequeñas e inestables en la copa de los árboles. ¿Cuál es su secreto para no caer el suelo? Unos estudiados patrones de movimiento y balanceo, según revela una nueva investigación realizada por Susannah Thorpe y publicada hoy en la revista PNAS.

Estudiando a estos primates en Sumatra, Thorpe ha comprobado que, cuando viajan de una rama a otra, los orangutanes se mueven lentamente, alternando posturas verticales y horizontales y agarrándose simultáneamente a varias ramas con las manos y los pies. En concreto, los científicos han calculado que durante al menos el 29% del tiempo que pasan en las alturas, los orangutanes permanecen asidos a más de cuatro ramas al mismo tiempo. Estos hábitos difieren de los encontrados en otros animales arbóreos, y les permiten mover sus grandes cuerpos a pesar de la flexibilidad de las ramas que usan para desplazarse.

Las conclusiones del estudio ayudarán a definir los requerimientos del hábitat de los orangutanes, algo fundamental para los programas de conservación de la especie. Los últimos datos apuntan a que, si la situación actual continúa, el orangután estará "genéticamente muerto" (es decir, no quedarán suficientes ejemplares para que la especie sea viable) dentro de diez años.

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar