¿Qué puede hacer Donald Trump contra el cambio climático?

Según el actual presidente estadounidense, Donald Trump, el cambio climático “es un cuento chino”.

También te puede interesar: Así afecta el cambio climático a la salud

A partir de enero de 2017, Donald Trump se sentará en el despacho oval de la Casa Blanca para tomar toda suerte de deciciones. Una de las mayores preocupaciones tras su victoria es el cambio climático. ¿Cómo afectara la política de Trump a los acuerdos ya establecidos sobre cambio climático?

 

A pesar de todos los datos existentes acerca de los efectos del cambio climático, el presidente electo Donald Trump ha cuestionado el mismo y ha criticado los pasos que la administración de Obama tomó para combatirlo. Trump ha prometido “cancelar” el acuerdo de París, recientemente aprobado para frenar el calentamiento global, y las regulaciones climáticas de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), incluyendo el Plan de Energía Limpia para reducir las emisiones de las centrales eléctricas.

 

Sobre el acuerdo de París

Estados Unidos se había comprometido a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 28% por debajo de los niveles de 2005 para el año 2025. Lo cierto es que no puede retirarse inmediatamente del acuerdo, pero podría hacerlo en 2020.

 

Según el periodista Paul Voosen, Trump podría optar por una opción más drástica. Podría hacer que Estados Unidos enviase inmediatamente una notificación escrita al Secretario General de las Naciones Unidas informando de su abandono de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Su salida sería efectiva en un año, tal y como señala en un artículo publicado en la revista Science. Esta medida no acabaría con el acuerdo de París, pero lo socavaría gravemente.

 

Entre otras cosas, Trump quiere retomar el controvertido oleoducto Keystone, reimpulsar el 'fracking' y retirar las limitaciones al carbón

El Plan de Energía Limpia


Según Jody Freeman, director del Programa de Derecho Ambiental de la Escuela de Derecho Harvard (EE.UU.), la administración Trump podría bloquear o reducir más fácilmente las regulaciones del Plan de Energía Limpia, incluyendo los límites de las emisiones de gases de efecto invernadero, por lo que no es de extrañar que
los lobis del petróleo y el gas apoyen al nuevo presidente que también apuesta por el uso del carbón (lo que Trump llama “salvar la industria del carbón”).

 

Sin embargo, a medida que el equipo de Trump asuma el control no le resultará tan fácil cambiar este plan de energía y otras regulaciones climáticas que ya han pasado por largos procesos de revisión y deliberación. No se trata de emitir una simple orden ejecutiva. Cualquier cambio en las regulaciones se enfrentaría a desafíos legales por parte de grupos ambientalistas y otras agrupaciones.

 

Pueda o no llevar a cabo todas estas iniciativas, está claro que su elección supone un retroceso enorme en la implicación de la primera potencia económica en la lucha contra el cambio climático.

 

Etiquetas: Estados Unidoscambio climáticonaturalezapolítica

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar