¿Por qué hay hormigas que dan vueltas en círculos?

Se trata de una estrategia de caza muy sofisticada pero que, como todo, a veces tiene fallos.

Es posible que alguna vez os hayáis topado con uno de esos vídeos en los que aparece un grupo de hormigas dando vueltas en círculos, como si hubieran sufrido algún error catastrófico en su sistema y se hubieran quedado atascadas repitiendo la misma acción.

Pues resulta que estas hormigas no se han vuelto locas. Solo obedecen a sus impulsos. Este fenómeno es exclusivo de las 200 especies de hormigas legionarias (las de la película “Marabunta” que a más de uno nos aterrorizó en nuestra infancia) presentes en África y Sudamérica. Una característica muy curiosa de estas hormigas es su estilo de vida nómada: en lugar de construir hormigueros, se mueven al unísono en grandes grupos durante el día y construyen nidos provisionales durante la noche.

Pero el rasgo más impactante de esta clase de hormigas es su estrategia de caza, que consiste en desplazarse en gigantescos grupos de entre 100.000 y 2.000.000 individuos, formando columnas de entre 20 y 200 metros de ancho, y atacar en masa a cualquier presa que encuentran a su paso (o sea, que la película no estaba tan alejada de la realidad). Se cree que un antepasado de las hormigas legionarias actuales desarrolló esta estrategia hace unos 105 millones de años en el sur de Gondwana , el continente que se convertiría en África y Sudamérica, cuya separación permitió que la especie se diversificara a los dos lados del nuevo océano, conservando esta característica tan peculiar.

Pero, aunque es muy exitosa, esta estrategia tiene un fallo. Las hormigas legionarias son ciegas, de manera que mantienen la cohesión en sus grupos siguiendo los rastros de feromonas que dejan sus compañeras a su paso. 

Este sistema de comunicación es muy útil para mantener sus grandes grupos, pero resulta letal si alguna hormiga se despista: cuando un grupo pequeño de hormigas pierde el rastro de feromonas y se separa del grupo principal, entonces sus miembros pueden llegar a empezar a seguir su propio rastro… Y terminan siguiéndose unas a otras, dando vueltas en círculos sin parar, hasta que mueren de extenuación.

Aunque, a decir verdad, el grupo despistado no tiene por qué ser tan pequeño. La espiral de hormigas más grande que se ha observado fue descrita en 1921 y tenía una circunferencia de 400 metros que las hormigas tardaban dos horas y media en completar.

Etiquetas: animalescuriosidadesnaturaleza

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar