¡Peligro, evolución acelerada!

Al introducir nuevas especies, los humanos aceleramos la usualmente lenta evolución hasta causar cambios duraderos en los ecosistemas.

También te puede interesar: Los peces modernos se beneficiaron de las extinciones masivas

Esta historia comienza en 1994, cuando el cangrejo de río llegó al lago Enos (isla de Vancouver, Canadá) de la mano del hombre. Solo tres años después, habían desaparecido dos especies de espinosos (Gastoresteus aculeatus), peces que llevaban milenios viviendo allí. La súbita extinción desencadenó un proceso que ha cambiado el ecosistema del lugar.

Una de las dos especies de espinoso vivía en medio del lago, alimentándose sobre todo de zooplancton; la otra prosperaba cerca de la orilla, y su principal comida eran las larvas de los insectos que crían en el agua. Presionadas por el creciente número de cangrejos, ambas se desplazaron hasta compartir hábitat e hibridarse: un nuevo espinoso "mestizo" había llegado, y sus dos predecesores desaparecieron.

El proceso ha sido estudiado por zoólogos de la Universidad de Columbia Británica (Canadá), que han publicado sus conclusiones en la revista Current Biology. Los autores de la investigación han documentado cómo el paso de dos especies a una híbrida ha cambiado el ecosistema del lago Enos.

El nuevo espinoso no cumple con las mismas funciones que sus antecesores. Pasa más tiempo cerca de la orilla y come más insectos grandes. Resultado: el número de insectos pequeños ha aumentado y está alterando el ecosistema terrestre que rodea las aguas. Además, los científicos han comprobado que, desde que existe el nuevo híbrido, las hojas que caen en el lago se descomponen con menor rapidez. 

Seth Rudman y Dolph Schluter, coautores del trabajo, afirman que este es solo un ejemplo más de especiación por hibridación, un fenómeno cada vez más común a medida que los humanos alteran el medio ambiente y que afecta sobre todo a especies jóvenes.

Como explica Rudman, "muchos de los peces de los lagos y ríos de Canadá son especies 'nuevas' que surgieron en los últimos 12.000 años. Este tipo de evolución es notablemente rápida y puede transformar los ecosistemas. Nuestra investigación indica que la evolución de las especies es un factor a tener en cuenta en la conservación de la naturaleza".  

Imagen (Ernie Cooper): Los espinosos (Gastoresteus aculeatus) son peces que han demostrado una gran capacidad para evolucionar muy rápido.  

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar