Ningún animal vuela más lejos que esta libélula

Un equipo de biólogos de la Universidad Rutgers-Newark (EE. UU.) descubre que la especie Pantala flavescens migra entre continentes.

Esta pequeña gran voladora de unos 4 centímetros de longitud parece ser el animal capaz de volar distancias más largas, hasta el punto de cubrir miles de kilómetros para pasar de un continente a otro. 

Los científicos de la Universidad Rutgers-Newark han basado su trabajo (publicado en la revista Plos One) en el análisis genético. Al estudiar las poblaciones de esta libélula en lugares tan apartados entre sí como Texas, el este de Canadá, Japón, Corea del Sur, India y Sudamérica, encontraron que la gran similitud de sus perfiles genéticos solo tenía una explicación: los insectos cubren enormes distancias para su pequeño tamaño, se aparean en lugares lejanos y crean una base genética mundial que sería imposible si no se mezclaran.

Como explica la bióloga Jessica Ware, una de las responsables de la investigación, “si la Pantala de Norteamérica solo se cruzara con la Pantala de Norteamérica, y la Pantala de Japón solo se cruzara con la Pantala de Japón, habríamos visto diferencias genéticas entre unas y otras. Pero como no es así, debe de haber una mezcla de genes a lo largo de vastas distancias”.

¿Y cómo se las apaña esta libélula para completar sus vuelos transatlánticos? La clave está en su evolución. Ware indica que “la superficie de sus alas ha aumentado de tamaño para que el viento las impulse. Baten mucho las alas y luego planean durante largos periodos, lo que les ahorra mucha energía”.

Los científicos han documentado migraciones de este insecto entre la India y África, saltos que exigen cruzar el Océano Índico. Las libélulas necesitan un clima húmedo para reproducirse, y por eso abandonan la India cuando llega la estación seca. 

Los ejemplares más fuertes pueden hacer el viaje de un tirón, aprovechando incluso los vientos huracanados; otros van parando por el camino en islas en las que se aparean, que la siguiente generación –desarrollada en unas pocas semanas–  usará como base de despegue para continuar el largo camino expansivo de su especie.

Imagen (Greg Lasley): El cuerpo y las alas de la libélula Pantala flavescens han evolucionado de forma que el insecto puede cubrir largas distancias planeando con la ayuda de las corrientes de aire.   

Etiquetas: animalescienciainsectos

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar