Misterios de los océanos, cambio climático y ecosistemas en la cumbre de periodistas medioambientales

cousteau-sejAdemás de la demanda de noticias cortas causada por la era digital, en general el público tiene un "hambre insaciable de información compleja, perspectivas científicas y reportajes a fondo". Esta fue la opinión que compartió el secretario del Interior de Estados Unidos, Kenneth Salazar, durante la pasada conferencia de la Sociedad de Periodistas Ambientales en Miami. "Esto quedó ampliamente demostrado durante el derrame del Deepwater Horizon en el Golfo de México, cuando complicados términos geológicos y petroleros pasaron a formar parte del lenguaje cotidiano de las familias a la hora de la cena", añadió Salazar.

La conferencia, que ha venido celebrándose durante los 21 años de vida de la Sociedad de Periodistas Ambientales (con cerca de 1.500 miembros en la actualidad), rompió su propio récord de asistencia, con más de 900 participantes provenientes de 40 estados norteamericanos y 22 países, incluyendo a España, con representantes de EFE Verde y El Mundo. Fue la mayor participación internacional de este encuentro hasta el momento.

La acuanauta Sylvia Earle, la primera mujer en explorar el verdadero lecho del mar y apodada "su majestad de las profundidades", hizo una aparición especial como exploradora residente de National Geographic para llamar la atención sobre las regiones abisales y poco estudiadas. "Existe una grieta en nuestro conocimiento del mar. Y no podemos cuidar de algo que no conocemos: ese es el gran misterio y a la vez la gran tragedia del mar", reflexionó Earle.

Por su parte, la familia Cousteau, incluyendo a Jean-Michel, sus dos hijos Céline y Fabien, y sus dos sobrinos, Alexandra y Philippe, reunidos por primera vez en público, ofrecieron la premier mundial de la película Mi Padre, el Capitán. El anticipado documental y el libro que lo acompaña estarán saliendo al mercado español en un futuro. Cousteau senior aprovechó la ocasión para pasar la antorcha, literalmente, a cada uno de sus herederos y a sus diferentes organizaciones ambientalistas, en un simpático gesto con un trozo de madera.

Los temas de la agenda incluyeron asuntos poco tratados en la prensa mundial, como la acidificación de los océanos, el tráfico ilegal de fauna salvaje, la minería en Latinoamérica, y el asombroso sistema de los Everglades en la Florida, un ecosistema único. La NASA hizo una demostración acerca del uso de los satélites para crear mapas del estado ambiental terrestre y oceánico, revelando imágenes sobre la capa de ozono y la biomasa de las selvas. Finalmente, una conexión en directo con la estación de investigaciones Palmer, en la península Antártica, unió los puntos en común de las consecuencias del cambio climático en los polos y los trópicos. "El cambio climático es real. Lo veo y lo siento aquí todos los días", expresó la Dra. Kim Bernard, que lleva a cabo estudios de zooplancton en Palmer.

Ángela Posada-Swafford

Etiquetas: cambio climático

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar