Los veranos desde 2061 serán los más calurosos de la historia

Dentro de 50 años, los veranos en la mayor parte del mundo serán más calientes que cualquier verano conocido hasta la fecha.

También te puede interesar: El cambio climático durará 10.000 años más

Según un estudio realizado por científicos del Centro Nacional de Investigación Atmosférica (NCAR) en Boulder, Colorado, si el  cambio climático continúa su progresión actual, los veranos entre 2061 y 2080 sean más calurosos que los más calurosos registrados hasta hoy, con un 80 % de probabilidades. Esos sucederá en casi todas las regiones del mundo, con excepción de la Antártida, que no ha sido incluida en el estudio. Si se consiguen reducir las  emisiones de gases de efecto invernadero, la probabilidad se reducirá al 41 %.

Para el científico del NCAR, Flavio Lehner, autor principal del estudio, los veranos extremadamente calurosos siempre suponen un reto para la sociedad, pues aumentan el riesgo de sufrir problemas de salud, pueden dañar los cultivos y agravar las consecuencias de la sequía. Los periodos estivales con temperaturas extremas suponen una verdadera prueba de nuestra capacidad de adaptación al aumento de las temperaturas.

El estudio, incluido en un número especial de la revista Cambio Climático que se centrará en la cuantificación de los beneficios de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, ha sido financiado por la Fundación Nacional de Ciencia (NSF) y la Fundación Nacional de Ciencia de Suiza. Los científicos se han basado en simulaciones que suponen que las emisiones de gases de efecto invernadero no disminuyen, así como en otras simulaciones bajo el supuesto de que la sociedad logra reducir las emisiones.

Mediante el uso de estas simulaciones, los expertos pudieron analizar la gama de temperaturas de verano previstas para el futuro en escenarios similares al actual y en escenarios con menos emisiones. Esta es la primera vez que el riesgo de calor, los récords de temperaturas y su dependencia de la tasa de emisiones de gases de efecto invernadero se han evaluado de forma integral. Los científicos compararon los resultados de las temperaturas veraniegas reales registradas entre 1920 y 2014 y 15 conjuntos de temperaturas veraniegas simuladas para el mismo periodo. Así establecieron un amplio rango de temperaturas que podrían haber ocurrido de forma natural en las mismas condiciones, incluyendo las concentraciones de gases de efecto invernadero y las erupciones volcánicas. Los resultados muestran que entre 2061 y 2080, los veranos en grandes zonas de Norteamérica y Sudamérica, Europa Central, Asia y África tienen una probabilidad superior al 90 % de ser más calientes que cualquier verano en el registro histórico si las emisiones continúan sin cesar. Eso significa que prácticamente cada verano sería tan cálido como el más caliente hasta la fecha.

 

Reducir las emisiones disminuiría la probabilidad global de los futuras veranos más calientes que cualquier otro en el pasado, pero no se traduciría en beneficios distribuidos de manera uniforme. En algunas regiones, como en la Costa Este de Estados Unidos y gran parte de los trópicos, la probabilidad se mantendría por encima del 90 %, incluso si se reducen las emisiones. Pero la reducción de emisiones podría producir un beneficio considerable para otras regiones del mundo. Partes de Brasil, Europa central y el este de China experimentarían una reducción de más del 50 % en el riesgo de que los futuros veranos sean más calientes que el área de distribución histórica. Dado que estas áreas están densamente pobladas, una gran parte de la población mundial se beneficiaría significativamente de la mitigación del cambio climático. "Se suele pasar por alto que la mayoría de la población mundial vive en regiones que sufrirán un aumento comparativamente rápido de las temperaturas", según los autores del estudio.

Etiquetas: calentamiento globalcambio climáticogases de efecto invernadero

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar