Los primates también prefieren el vaso medio lleno

Nuestros parientes más próximos, los simios, también se dejan influir por el márketing. No somos lo únicos. Por ejemplo, se ha comprobado que la mayoría de las personas encuentra más sabrosa una hamburguesa cuando previamente se la describen como “75% magra”, que si se la presentan como "solo 25% de grasa”, aunque las dos cosas signifiquen lo mismo. Igualmente, también somos más proclives a recomendar un tratamiento médico que “funciona en un 50% de casos” a otro que “tiene un 50% de fallos”, aunque, de nuevo, ambas frases tengan idéntico significado.

 

Pues bien, un reciente estudio de la Universidad de Duke (Carolina del Norte) ha averiguado que entre chimpancés y bonobos también se da esa percepción más favorable hacia una presentación positiva u optimista que hacia otra negativa. En una serie de experimentos llevados a cabo en el Santuario de Chimpancés de Tchimpounga, en la República del Congo, y en el Lola ya Bonobo Sanctuary, de la República Democrática del Congo, los investigadores les daban a elegir a 23 chimpancés y 17 bonobos entre dos  aperitivos: un puñado de nueces y una ración de fruta. Esta segunda opción era presentada, durante una serie de veces, en forma de “oferta”, pues en la mitad de las ocasiones les daban por sorpresa como premio una pieza suplementaria. En otra serie, la fruta era la “mala” opción, pues aunque a priori les daban dos piezas, la mitad de las veces les quitaban una.

 

Resultó que los monos eran más propensos a decantarse por la opción de la fruta sobre las nueces cuando a pesar de ofrecerles inicialmente menos cantidad, luego recibían más; por el contrario, les parecía peor cuando primero les daban más y luego les quitaban, aunque el resultado final era el mismo. Esta preferencia por la opción con premio sobre la opción con penalización era más acusada entre los machos. El estudio forma parte de una investigación más amplia sobre los factores psicológicos y su influencia en el comportamiento y la toma de decisiones.

 

"A la hora de escoger, la gente se decanta por las ofertas que acentúan las cualidades positivas (el vaso medio lleno) que las negativas (medio vacío), aunque en el fondo sean iguales", según Christopher Krupenye, antropólogo de Duke y coautor del estudio junto a Brian Hare y Alexandra Rosati, de Yale. "Históricamente, los científicos pensaban que estas tendencias eran producto de la cultura humana, de la forma en que socializamos y de nuestra experiencia en los mercados económicos. Pero el hecho de que nuestros parientes más próximos, chimpancés y bonobos, muestren las mismas inclinaciones sugiere que estas están profundamente arraigadas en nuestra biología. Eso implica que es difícil deshacerse de ellas, pero nos puede servir para crear entornos que nos ayuden a tomar mejores decisiones”, dice Krupenye.

Etiquetas: ciencianaturaleza

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar