Los peces podrían tener emociones y conciencia

Un equipo internacional de científicos ha descubierto que los peces tienen "fiebre emocional", un pequeño aumento de la temperatura corporal ante situaciones de estrés. Este tipo de fiebre nunca se había observado en peces.

Tras someter a un grupo de peces cebra a situaciones estresantes, estos sufrieron un aumento de la temperatura corporal de entre 2 y 4 grados, según ha experimentado un equipo de investigadores de la Universitat Autònoma de Barcelona, ​​junto a científicos de las Universidades de Stirling y Bristol (Reino Unido).

 

 

Se trata de un fenómeno llamado fiebre emocional, que se relaciona con las emociones que sienten los animales ante un estímulo externo. Incluso se ha llegado a relacionar con algún grado de conciencia, aunque esta es una cuestión polémica. La fiebre emocional se había detectado en mamíferos, en aves y en algunos reptiles, pero nunca en peces, que eran considerados animales sin emociones ni conciencia. Este nuevo estudio llevado a cabo con 72 ejemplares de pez cebra, ha alterado esta idea. 

 

Los investigadores dividieron los peces en dos grupos de 36 ejemplares y los introdujeron en un gran tanque con diferentes compartimentos intercomunicados, con temperaturas que iban desde 18 ºC hasta 35 ºC. Los peces del grupo control permanecieron en la zona que estaba a su temperatura preferida: 28 ºC, y sin ser sometidos a ninguna acción especial. A los peces del otro grupo se les hizo pasar por una situación de estrés: fueron confinados durante 15 minutos en una red dentro de la pecera, a 27 ºC. Pasado este tiempo, fueron liberados.

 

Mientras los peces control permanecieron en los compartimentos de 28 ºC, los peces que habían sufrido estrés se desplazaron hacia los tanques calientes y aumentaron su temperatura corporal entre 2 ºC y 4 ºC. Para los investigadores se trata de una prueba de expresión de fiebre emocional. Sobre el grado de conciencia de los peces los científicos están muy divididos. Algunos investigadores creen que no pueden tenerla por la simplicidad de sus cerebros, que carecen de córtex cerebral, capacidad de memoria y aprendizaje, con un repertorio muy limitado de comportamientos y sin la capacidad de experimentar sufrimiento.

 

Otros, en cambio, apuntan que, pese su pequeño cerebro, el análisis detallado de su morfología y comportamiento muestra semejanzas con otros vertebrados. Por ejemplo, hay ciertas analogías entre el hipocampo de los peces (relacionado con el aprendizaje y la memoria espacial) y la amígdala (relacionada con las emociones) de los mamíferos. 

Etiquetas: cerebrocuriosidadesemocionesnaturaleza

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar