Los patitos son más listos de lo que creías

Un nuevo estudio ha revelado que los polluelos de pato comprenden algunos conceptos complejos tan bien como los humanos.

Muchos animales han desarrollado una adaptación evolutiva que les lleva a reconocer la primera cosa que ven justo después de nacer. Habitualmente, se trata de alguno de sus progenitores. En algunas aves, este fenómeno, denominado impronta filial, puede manifestarse incluso pocos minutos tras la eclosión y permite a las crías seguir a su madre o eludir a los depredadores.

Ahora, un equipo de investigadores del Departamento de Zoología de la Universidad de Oxford asegura que los patitos recién nacidos aprenden los conceptos “igual” y “diferente” con una facilidad sorprendente, solo observada hasta el momento en algunos primates y en aves especialmente inteligentes, como los loros y ciertas especies de córvidos.

"Hasta donde sabemos, es la primera vez que se observa a un organismo no humano aprender a discriminar entre conceptos relacionales abstractos sin ningún tipo de entrenamiento previo"

Para determinarlo, estos científicos idearon un experimento que describen en un reciente estudio publicado en la revista Science. En un primer momento, presentaron a los polluelos una pareja de objetos en movimiento. Estos podían ser iguales –por ejemplo, dos esferas de color rojo– o diferentes, ya fuese en forma –una esfera y una pirámide– o en color –una esfera azul y una amarilla–.

Pues bien, los zoólogos descubrieron que si los patitos habían observado una pareja de esferas idénticas la primera vez, cuando más tarde les daban a elegir entre seguir a dos pirámides exactamente iguales la una a la otra o a otra pareja formada por una esfera y un cubo, los animales optaban por las primera opción, aunque no la hubieran visto antes.

Según indican, esto muestra que comprendían la relación entre estos objetos y los que vieron en un primer momento: independientemente de su forma, se trataba de dos cosas iguales. Y lo mismo sucedía si lo que variaban eran los colores. Un 68% de los patos –77 de los 113 estudiados– percibieron la correlación sin problemas.

"Hasta donde sabemos, es la primera vez que se observa a un organismo no humano aprender a discriminar entre conceptos relacionales abstractos sin ningún tipo de entrenamiento previo. Otros animales pueden mostrar esta misma capacidad, pero para que su rendimiento sea el adecuado, han de ser premiados una y otra vez cuando lo hacen bien", señala el zoólogo Alex Kacelnik, uno de los autores del ensayo. “Los patitos, por el contrario, lo hicieron espontáneamente”, afirma.

Imagen: Antone Martinho / Universidad de Oxford

Etiquetas: animalesinstagraminteligencia animal

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar