Los orangutanes de Borneo, en peligro crítico

La caza ilegal, la deforestación y la fragmentación de su hábitat ha llevado a estos primates al borde de la extinción.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) ha decidido incluir al orangután de Borneo, Pongo pygmaeus, en la lista de especies en peligro crítico de extinción, y advierte que, según distintos estudios, muchas de sus poblaciones podrían desaparecer en los próximos 50 años si no se toman medidas.

Estos primates, con los que compartimos cerca del 97% del ADN, son los mamíferos arbóreos más grandes del mundo –pesan unos 75 kilos y miden alrededor de 130 cm de largo–, aunque también pueden desplazarse grandes distancias por el suelo. En la actualidad, el Fondo Mundial para la Naturaleza estima que, como máximo, sobreviven unos 69.000 en los bosques tropicales y subtropicales de Borneo, la mayor isla de Asia, que administran Malasia, Brunéi e Indonesia.

Los informes que recoge la Lista Roja de especies amenazadas que elabora la UICN señalan que aunque los orangutanes están protegidos por las autoridades, no ocurre lo mismo con los territorios que ocupan. De hecho, la deforestación es una de las principales amenazas para su supervivencia. Además, algunos modelos bioclimáticos sugieren que los orangutanes tendrán que abandonar entre el 60 y el 80% de su territorio antes de que acabe el siglo como consecuencia de los cambios que este experimentará debido al calentamiento global. No es un fenómeno reciente. Se estima que en 2010 ya solo podían prosperar en el 60% de los bosques de la isla.

Los incendios y la fragmentación de su hábitat también están contribuyendo a su desaparición, pero, según los expertos, la caza ilegal sigue siendo uno de los mayores motivos de preocupación. Entre 2.000 y 3.000 han sido abatidos cada año en las últimas cuatro décadas. Es más, se calcula que casi un tercio de las personas que habitan en las zonas más próximas al espacio que ocupan los orangutanes ni siquiera saben que se trata de una especie protegida. Para 2025, podrían quedar menos de 45.000 de ellos.

Los zoólogos advierten que estos longevos animales –pueden vivir más de 35 años en su medio– solo se reproducen una vez cada 6 u 8 años –alcanzan la madurez sexual a los 11–, lo que complica su recuperación. No obstante, señalan que no está todo perdido, y que aunque las cosas probablemente empeoren, con las medidas adecuadas, especialmente si se consigue concienciar de este problema a la población rural de Borneo, este escenario puede mejorar.


Imagen: Nanosanchez vía Wikimedia / CC

Etiquetas: animalesextincion

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar