Los constructores de Stonehenge eran fiesteros y aficionados a las barbacoas

El estudio detallado de la cerámica presente en el lugar y los restos de huesos de animales delatan la costumbre de celebrar fiestas en las que asaban distintas piezas de carne en un estilo similar a las actuales barbacoas.

Un equipo de arqueólogos de las universidades británicas de York y de Sheffield ha descubierto nuevos e interesantes datos sobre la dieta, los hábitos culinarios y las costumbres sociales en la mesa de los habitantes de Durrington Walls, un yacimiento del Neolítico tardío que se cree era el lugar de residencia de los constructores del vecino Stonehenge hacia 2500 a. C..

 

El análisis químico de los residuos que quedaron en los varios cientos de fragmentos de cerámica que se conservan denota usos diferentes de la vajilla para ocasiones distintas. Las piezas halladas en las áreas habitacionales se usaban para cocinar productos animales diversos, fundamentalmente cerdo, carne de vaca y lácteos, mientras que la cerámica de los espacios ceremoniales denota que se dedicaba a procesar o guardar productos lácteos. Esto indica que quizá la leche, yogures y quesos se consideraban alimentos exclusivos consumidos solo por unos pocos elegidos, o tal vez que los productos lácteos, todavía hoy considerados como símbolos de pureza, se usaban en las ceremonias públicas.

 

Sorprendentemente, apenas hay pruebas de que se hayan cocinado vegetales en ningún lugar del yacimiento. Todo apunta a un consumo masivo de carne, sobre todo de cerdo. Análisis posteriores de huesos animales llevados a cabo en la Universidad de Sheffield han revelado que muchos cerdos fueron matados antes de alcanzar su máximo peso, lo que revela matanzas habituales en otoño y primavera de ejemplares jóvenes para banquetes y fiestas. Supuestamente, las formas habituales de preparar los alimentos era hervirlos y cocerlos en cacharros de cerámica junto a la lumbre de hogares y chimeneas situadas en el interior, así como asarlos en barbacoas grandes al aire libre, a tenor de las formas de los huesos que se han encontrado.

 

Hay huesos de todas las zonas del esqueleto, lo que indica que el ganado era pastoreado vivo hasta el lugar donde se mataba y cocinaba, en vez de sacrificarlo antes y luego despiezarlo para llevar los trozos de carne hasta el fuego. Otros análisis revelan que el ganado procedía de diferentes lugares geográficos, algunos bastante lejanos a Durrington Walls, situado al suroeste de Inglaterra. Esto supone la organización y participación de una red de personas implicadas por su propia voluntad, ya que los patrones observados del tipo de festejos no encajan con una sociedad esclavista donde el trabajo era forzoso.

 

Oliver Craig, arqueólogo de la Universidad de York y líder de la investigación, cree que “las pruebas de comida compartida y actividades en común en Durrington Walls muestran un grado de desarrollo culinario bien organizado superior al que se podría esperar para ese periodo de la prehistoria británica. Los habitantes y visitantes del lugar poseían un conocimiento común sobre las técnicas de preparación de la comida, y la forma de presentarla y consumirla.

 

Si a eso añadimos que hacían festejos y banquetes, hay que deducir que la gente de Durrington Walls era una comunidad de trabajadores bien organizada". Para Mike Parker Pearson, profesor del University College de Londres y Director del Feeding Stonehenge Project y de las excavaciones en Durrington Walls, "esta nueva investigación nos aporta una fantástica panorámica de la organización de banquetes por las personas que construyeron Stonehenge.

 

Traían animales de toda Gran Bretaña para cocinarlos en barbacoas al aire libre en fiestas colectivas, así como en banquetes más privados. La localización de cacharros donde tomaban leche en los centros ceremoniales revela que ciertos productos tenían especial significado ritual y no solo alimenticio. El hecho de compartir la comida tenía connotaciones religiosas y sociales con el fin de promover la unidad entre las comunidades granjeras de Gran Bretaña en la prehistoria”.

 

Etiquetas: culturacuriosidadeshistorianaturaleza

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar