Los aligátores protegen los nidos de las aves

La presencia de los reptiles evita que otros depredadores saqueen los nidos. Los aligátores, por su parte, se alimentan de los polluelos que caen de ellos.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Florida ha descubierto un llamativo caso de relación simbiótica entre algunas aves que anidan en los cañaverales de la región de los Everglades, en ese mismo estado, y los aligátores que habitan en ellos. 

En un estudio publicado en la revista Plos One, unos ecólogos de la citada institución y del Servicio de pesca y vida silvestre de EE. UU. han revelado que muchas especies de aves zancudas, como las garzas, cigüeñas o espátulas, construyen sus hogares sobre las zonas que más frecuentan los aligátores. De este modo, la presencia de los reptiles intimida a los mapaches, las zarigüeyas y otros pequeños depredadores, que prefieren no aproximarse a los nidos. 

Aunque este comportamiento había sido detectado con anterioridad, hasta el momento no estaba claro que ganaban con ello los aligátores. Ahora, los autores de este nuevo ensayo indican que, en esencia, estos acceden así a una fuente de alimento segura: los polluelos que caen o son arrojados de los nidos.

Para determinarlo, estudiaron el estado físico y las dimensiones de unas cuarenta hembras de aligátor. Comprobaron, de esta forma, que independientemente de distintos factores ambientales, las que vivían cerca de las colonias de aves se habían desarrollado mucho más y se encontraban en mejores condiciones que las que no lo hacían.  

Los científicos sugieren, además, que esta misma asociación entre grandes reptiles y aves podría darse igualmente en el caso de los caimanes, cocodrilos y gaviales.

Imagen: Jerzystrzelecki vía Wikimedia / CC

Etiquetas: animalesavesnaturaleza

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar