Las crías que exigen comida con mayor insistencia crecen menos

pollos-nidoA pesar de que el refranero popular asegura que "el que no llora no mama", pedir más no siempre tiene la recompensa esperada. Según un estudio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), las crías que exigen comida con mayor insistencia crecen menos. Los investigadores, que han trabajado con pollos de alcaudón meridional, un ave muy extendida por la Península Ibérica, aseguran que las crías no puedan manipular las pautas de alimentación de los padres.

"Las crías de aves altriciales, aquellas que nacen ciegas, sin plumaje y casi sin movilidad, piden comida mediante un comportamiento extravagante y llamativo. Sin embargo, ese comportamiento tiene un coste, ya que las exigencias insistentes repercuten de forma negativa en la capacidad de crecimiento y en la respuesta inmune de los pollos", explica el investigador del CSIC Gregorio Moreno-Rueda, de la Estación Experimental de Zonas Áridas, que ha dado a conocer sus conclusiones en la revista Journal of Evolutionary Biology.

Durante el experimento, el equipo de investigación separó dos grupos de pollos, a los que sometió a las mismas condiciones ambientales y suministró la misma cantidad de alimento. Sin embargo, uno de los grupos fue estimulado para que solicitase comida durante casi 30 segundos por hora, mientras que el otro sólo pedía alimento dos. Tras la comparación de resultados los investigadores vieron que el grupo de aves que solicitó alimento durante menos tiempo presentaba una tasa de crecimiento y una respuesta inmune superior al otro grupo.

Según este estudio, para que las señales sean honestas y reflejen fielmente la necesidad de los pollos, hambre en este caso, deben de ser costosas de producir. De lo contrario los pollos pedirían a sus padres más comida de la que los padres deben suministrarles y se produciría un conflicto paternofilial.

"Los resultados de nuestra investigación podrían ayudarnos a comprender la psicología infantil de los humanos, ya que el llanto de los bebés es análogo al comportamiento de petición de los pollos. Si nuestros resultados son extrapolables a la psicología infantil, el llanto supondría un gasto de energía que se traduciría en una reducción de la tasa de crecimiento y de la inmunocompetencia", comenta Moreno-Rueda.

Etiquetas: biología

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar