Las cigüeñas que emigran a África se contaminan con pesticidas

En los últimos años, muchas cigüeñas que tradicionalmente emigraban a África en los meses fríos se quedan a pasar el invierno en la Península, donde cuentan con abundante comida en los basureros. Sin embargo, son precisamente las que sí emigran al continente africano las que podrían esta contaminando sus organismos con pesticidas, según ha constatado un equipo de científicos extremeños que ha analizado la sangre de pollos de tres colonias, dos de ellas instaladas cerca de depósitos de residuos. La principal fuente de contaminación parece proceder de insecticidas empleados aún en países africanos donde migran algunas de las aves que transfieren su carga a las crías a través de los huevos.

 

En Europa las cigüeñas blancas (Ciconia ciconia) están perdiendo población, pero en España estas aves, que se concentran sobre todo en Castilla-La Mancha y Extremadura, son aún muy numerosas. Solo en la provincia de Cáceres hay unas 7.000 parejas que cada vez emigran menos a África. Como las aves acumulan en sus organismos contaminantes orgánicos, el equipo extremeño decidió comprobar los niveles de contaminación por compuestos orgánicos persistentes (COP), concretamente pesticidas organoclorados (OCP) y policlorobifenilos (PCB), en 59 pollos de tres colonias extremeñas con diferente nivel de exposición ambiental respecto a centros de tratamiento de residuos sólidos urbanos o basureros controlados: en una zona protegida para aves (ZEPA Llanos de Cáceres y Sierra de Fuentes), otra rodeada de dehesa a cinco kilómetros del basurero; y la última en una zona agrícola a dos kilómetros de otro basurero.

 

Los resultados confirman la ausencia en el plasma de los pollos de PCB, sustancias actualmente prohibidas que se habían detectado en dos investigaciones previas llevadas a cabo con pollos de cigüeña en la provincia de Madrid, en una zona más industrial y poblada. Sin embargo, sí aparecieron restos de insecticidas clorados como el heptacloro, el endosulfan, el aldrín y el DDE (diclorodifenildicloroetileno, un metabolito del conocido insecticida DDT) que, aunque prohibidos, permanecen largo tiempo en el medio ambiente y se acumulan en la cadena trófica.

 

Lo más llamativo es que en los pollos de la colonia más cercana al basurero, los niveles de estos pesticidas fueron menores que en individuos de otras las tres colonias. La colonia con más presencia y mayores niveles de insecticidas clorados fue la que estaba  rodeada de dehesa. Ante la falta de un patrón que vincule el basurero con la carga contaminante en las aves, los científicos creen que la contaminación puede deberse a la migración invernal de las madres a África.

 

En los países en desarrollo, muchos de los pesticidas prohibidos en España se siguen usando con profusión. Por ejemplo, el insecticida DDT se emplea en la agricultura y para el control de los mosquitos transmisores de la malaria, y este podría ser el principal origen de esos contaminantes en las cigüeñas, que cuando regresan a la Península, transfieren parte de su carga contaminante a los pollos a través de la yema de huevo, que tiene un alto contenido graso.

 

Los OCP pueden afectar a las propiedades reproductivas de las aves, y provocan la feminización de los machos, la inhibición y disminución del número de huevos en cada puesta, la alteración del comportamiento durante la cría o deformidades en los embriones. Las cigüeñas se intoxican a través de los alimentos vegetales y de pequeños animales como roedores, lombrices y ranas, previamente contaminados por estos compuestos, que pueden persistir en el entorno varias décadas. Por esta razón, los pollos de cigüeña, por su tamaño, fácil localización, control y muestreo, son buenos indicadores de la contaminación ambiental.

Etiquetas: avesnaturaleza

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar