Las aves usan el raciocinio para construir nidos

Nadie duda de que las aves que fabrican nidos son unas magníficas arquitectas, pero hasta ahora se pensaba que su habilidad venía inexorablemente determinada por los genes y el instinto.

 

No intervenía, pues, el raciocinio o la experiencia. Sin embargo, un nuevo estudio publicado en la revista especializada “Proceedings of the Royal Society B” apunta a que detrás de esa facultad hay un proceso cognitivo más sofisticado.

 

Los científicos pusieron a prueba a un grupo de diamantes mandarín o pinzones cebra (Taeniopygia guttata), dándoles a elegir entre cuerdas rígidas y flexibles para construir sus hogares. Las primeras eran indudablemente mejores, pues si recurrían a ellas necesitaban menos material.

 

Primero dividieron a las aves en dos grupos. Uno de ellos solo contaba con cuerdas flexibles, y al otro les suministraron las rígidas. Después de que fabricaron así sus nidos, les ofrecieron a ambos grupos de los dos tipos, y todos acabaron decantándose por las cuerdas más eficaces: los animales que habían utilizado antes las “blandas” se percataron rápidamente de lo que les convenía tras probar la nueva materia prima.

 

La conclusión es que, como ocurre con los humanos, el aprendizaje juega un papel importante en la toma de decisiones de las aves constructoras.

Etiquetas: aves

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar