La lengua de los abejorros se adapta al cambio climático

No corren buenos tiempos para los abejorros; el cambio climático está siendo particularmente cruel para estos insectos del género Bombus.

El pasado verano, una investigación publicada en la revista Science concluía que los abejorros de Norteamérica y Europa no están migrando en masa a regiones septentrionales más frías, un mecanismo de supervivencia que sí ponen en práctica otras especies. No obstante, un estudio más reciente enciende una pequeña luz de esperanza sobre su futuro.

 

Después de examinar las poblaciones de dos especies que viven en las Montañas Rocosas de Colorado (EE UU), los científicos han comprobado que sus lenguas han encogido un 24% en los últimos 40 años. Esto quiere decir que se están adaptando rápidamente a los cambios que sufren sus hábitats, donde cada vez hay menos flores. Con un apéndice libador más pequeño tienen acceso a más variedad de néctar. Es un llamativo caso de evolución-express, en solo 40 generaciones.

 

El equipo de investigadores, que ha estudiado ejemplares de Bombus balteatus y Bombus sylvicola recolectados desde 1966, ha comprobado que la densidad floral en las laderas de las montañas ha diminuido nada menos que en un 70%. Esto es lo que ha obligado a los abejorros a ampliar su menú, pues antes se limitaban a libar flores con corolas de tubo largo, como las del género Castilleja, el índigo silvestre o el acónito. La contrapartida negativa de la adaptación es que ahora estas plantas corren el riesgo de no ser polinizadas y desaparecer.

Etiquetas: abejasanimalescambio climáticonaturaleza

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar