La importancia de las suegras para los primates

muriquiEn la especie humana, si un hombre busca pareja no hay nada que pueda arruinar más rápido una relación que tener a su madre pegada a sus espaldas. Sin embargo, si eres un mono muriqui del norte (Brachyteles hypoxanthus) y vives en Brasil, la única forma de encontrar a la "chica adecuada" y tener descendencia es contar con mamá. Es la conclusión a la que han llegado Karen B. Strier y sus colegas en un estudio que publica hoy la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), que han comprobado que en esta especie los machos sexualmente maduros viven con sus madres y que, ayudados por su presencia, consiguen encontrar pareja.

Los monos muriqui del norte forman sociedades pacíficas e igualitarias. Y lo más curioso es que, en estos grupos, "quienes mueven los hilos son las madres", según han comprobado Strier y sus colegas. "Sabíamos desde hace tiempo que las madres, que pueden vivir hasta treinta años, permanecían toda ese tiempo junto a sus hijos de sexo masculino", aclara Strier. Lo que desconocían hasta ahora es que la presencia permanente de la "suegra" y de tías, abuelas, etc., lejos de ahuyentar a las hembras, las atrae. Y que eso ofrece una ventaja reproductiva a los machos que tienen una familia numerosa "con muchas madres cerca".

En la actualidad solo quedan en torno a mil monos de esta especie en los bosques de Brasil. El estudio podría servir para reagrupar a algunos individuos para aumentar sus posibilidades de procrear y garantizar la conservación de la especie.

Etiquetas: pareja

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar