La erupción que dio el golpe de gracia a los neandertales

Hace 40.000 años tuvo lugar una de las mayores catástrofes volcánicas de todos los tiempos: la erupción llamada “Ignimbrita Campaniana” expulsó a la atmósfera grandes cantidades de dióxido de azufre, con consecuencias nefastas para la fauna y la flora de la época. De hecho, los expertos sospechan desde hace tiempo que fue este evento lo que habría precipitado la extinción de los neandertales.

 

Ahora, un estudio dirigido por Benjamin A. Black y publicado en la revista Geology parece respaldar la hipótesis volcánica. Valiéndose de un complejo modelo climático, Black y sus colegas han comprobado que el momento de la erupción –con la consiguiente acidificación de los suelos y el enfriamiento del clima– coincide con el final de Homo neanderthalensis y las mayores conquistas anatómicas y territoriales de los Homo sapiens.

 

De todos modos, los científicos admiten que, de acuerdo con las dataciones de radiocarbono realizadas en cinco yacimientos del Mediterráneo, los humanos modernos ya convivían con unos neandertales en decadencia antes del cataclismo. De hecho, la mayor bajada de temperaturas a consecuencia de la erupción tuvo lugar en Europa oriental y Asia, no en el oeste del Viejo Continente, donde se asentaban los últimos reductos neandertales.

 

Lo que Black y su equipo sugieren es que la bajada de entre 2 y 4 grados centígrados en las temperaturas de Europa occidental registrada el año posterior a la supererupción “Ignimbrita Campaniana” asestó el golpe de gracia a nuestros parientes humanos, peor preparados que el Homo sapiens ante los repentinos cambios del clima.

 

 

Etiquetas: atmósfera

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar