La amenaza de los corales zombis

Muchos corales aparentemente sanos han perdido su capacidad reproductora, por lo que, según los biólogos, se comportan como una especie de muertos vivientes.

En los últimos años se han publicado numerosos estudios científicos que advierten que el aumento de las temperaturas y la acidificación de los océanos, un fenómeno que perturba gravemente el desarrollo de los corales, podría causar la desaparición de buena parte de estos organismos marinos a lo largo de este siglo. Ahora, un equipo de investigadores de distintas instituciones coordinados por Cheryl M. Woodley, una bióloga de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE. UU., ha averiguado que muchas otras poblaciones de corales, que hasta ahora se consideraban sanas, han perdido su capacidad reproductora.

En un informe presentado durante el último simposio internacional sobre arrecifes de coral, celebrado en Honolulú (Hawái), estos expertos señalan que esta circunstancia afectará negativamente a su posible recuperación. Algunos ecólogos han propuesto utilizar corales sanos para repoblar los arrecifes más castigados, pero si, como parece, muchos de ellos no pueden reproducirse, será imposible hacerlo. Según indican, estos, en esencia, se comportan como muertos vivientes.

Para determinarlo, Woodley y sus colaboradores han estudiado 327 colonias de estos animales, sobre todo de la especie Acropora palmata, una de las más amenazadas, entre Florida y las islas Vírgenes, al este de Puerto Rico. En las zonas más remotas próximas a este último enclave, los corales mantenían intacta su capacidad reproductora, pero en varios puntos cercanos a los Cayos la habían perdido por completo.

“En general, los lugares más turísticos y frecuentados por los submarinistas son los que han experimentado los mayores daños”, asegura John Fauth, un biólogo de la Universidad de Florida Central que ha participado en este estudio. En 2015, Fauth y otros científicos descubrieron que un compuesto químico presente en ciertas cremas protectoras solares tenía un efecto devastador entre los corales. Este se había encontrado en altas concentraciones en el Caribe y Hawái.

“Es necesario tomar medidas urgentes. Por ejemplo, habría que impedir el uso de esos compuestos cerca de los corales”, indica Fauth. “Los arrecifes son los ecosistemas marinos más valiosos en todos los sentidos, también para la pesca deportiva y el turismo. Tenemos que asegurarnos de que perviven para las generaciones venideras”, señala.

Imagen: Toby Hudson / GNU / CC

Etiquetas: animalesecologíaocéanos

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar