La acidificación del mar amenaza a los corales

Un nuevo estudio confirma que las emisiones de dióxido de carbono enlentecen el crecimiento de estos animales coloniales.

Un equipo de científicos del Puesto de Investigación One Tree Island de la Universidad de Sídney ha confirmado que la acidificación de los océanos afecta negativamente al desarrollo de los corales.

Se estima que el 40% del dióxido de carbono que se emite a la atmósfera como consecuencia de los procesos industriales y agrícolas y la quema de combustibles fósiles es absorbido por el mar. Por este motivo, sus aguas se vuelven más ácidas, tanto que pueden llegar a corroer los caparazones de algunos organismos marinos y la estructura de los corales. Estos son especialmente vulnerables, pues se forman mediante la acreción de carbonato cálcico, algo que la acidificación dificulta.

De hecho, algunos ecólogos están convencidos de que buena parte de las poblaciones de corales puede desaparecer a lo largo de este siglo debido a este fenómeno. En un artículo publicado en la revista Nature, los expertos de la citada institución australiana describen cómo manipularon las condiciones químicas del agua en un arrecife para que estas semejaran el pH –esto es, la medida de su acidez o alcalinidad– que presentarían antes del desarrollo industrial. De este modo, observaron que, en esas condiciones, el proceso de formación de los corales mejoraba notablemente.

En la última década, varios estudios han mostrado que los corales están experimentando un importante declive. Por ejemplo, entre 2008 y 2009, su ritmo de calcificación fue un 40% inferior al de los años 1975 y 1976. No obstante, aún no está claro hasta qué punto las actividades humanas, desde las mencionadas emisiones hasta la sobrepesca, influyen en ello.

En este sentido, los firmantes del ensayo indican que su trabajo aporta sólidas evidencias de que hoy los corales crecen más lentamente que hace un siglo, algo que ya tiene consecuencias en la diversidad de estos organismos, claves en los ecosistemas oceánicos. En su opinión, la única medida que podría tomarse para intentar revertir esta situación es reducir drásticamente las emisiones de dióxido de carbono.

Imagen: Albert Kok

Etiquetas: animalesnaturalezaocéanos

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar