España será sede de la infraestructura europea de investigación medioambiental LifeWatch

oso-pardoEspaña se ha convertido en sede del proyecto LifeWatch gracias a la "excelente calidad científica" en el área de la biodiversidad del país, que atesora casi la mitad de los endemismos vegetales europeos. Los trabajos de investigación vinculados a LifeWatch permitirán evaluar en un laboratorio virtual, a través de simuladores, el impacto del calentamiento global, del desarrollo urbanístico o de la instalación en su entorno de un núcleo industrial, sobre determinadas áreas geográficas.

Para ello se procesará la información existente sobre la flora y la fauna de un territorio y de sus condiciones ambientales asociadas, y se aprovecharán las TIC para analizar diferentes escenarios temporales e implementar las medidas medioambientales más eficaces para preservar su biodiversidad. "Nuestro futuro desarrollo social y económico se sustenta en la biodiversidad", ha asegurado Cristina Garmendia, ministra de Ciencia e Innovación (MICINN), durante su intervención en el acto de inauguración en Sevilla.

La infraestructura LifeWatch facilitará el uso de los bancos de datos medioambientales y sobre biodiversidad de Europa, e impulsará a la vez la creación de otros nuevos. Permitirá su conectividad, interoperabilidad y uso por científicos, gestores de medio ambiente, empresas y ciudadanos. La plataforma está llamada a convertirse en un instrumento primordial para los gestores en la toma de decisiones y el desarrollo de políticas vinculadas a la preservación de los diferentes ecosistemas, contribuyendo con ello a la lucha contra el cambio climático

El proyecto cuenta con un presupuesto de 220 millones de euros, financiado por diversos países de la Unión Europea, y su sede principal, que estará lista en cinco años, se ubicará en instalaciones de la Universidad Pablo de Olavide en Sevilla. Hasta la fecha ocho países europeos han manifestado su interés en participar en la construcción del proyecto: Suecia, Grecia, Finlandia, Hungría, Rumanía, Holanda e Italia, además de España. Las tres últimas albergarán las instalaciones comunes de la infraestructura. España, además de ser la sede principal, administrativa y legal, contará con las instalaciones centrales relacionadas con las TIC. Holanda acogerá un centro de investigación e innovación de tecnologías de la información, e Italia alojará un centro de servicios.

Etiquetas: biodiversidadcalentamiento global

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar