El sexto sentido de los peces

pez-ciegoCientíficos alemanes de la Universidad de Múnich han descubierto un sexto sentido en ciertos peces y anfibios que les permite "tocar" objetos situados a su alrededor sin tener ningún contacto físico directo o "ver" en la oscuridad.

Según el biofísico Leo van Hermmen, coautor de la investigación, el hombre con sus cinco sentidos se pierde mucha de la información que le rodea, como por ejemplo luces infrarrojas, ondas electromagnéticas o ultrasonidos, que sólo con ayuda de la tecnología podemos detectar. Sin embargo, en el mundo animal existen muchas especies con órganos sensoriales especiales.

Un caso singular es el del pez ciego mexicano (Astyanax mexicanus) que habita en cuevas oscuras y puede sentir cosas antes de tocarlas y sortear obstáculos sin necesidad de recurrir a la visión. El órgano que lo hace posible es el sistema de línea lateral, que mide la distribución de la presión y la velocidad del agua circundante, registrando incluso las perturbaciones más pequeñas. Los sensores a distancia responsables de este sexto sentido se llaman neuromastos y están repartidos a lo largo de los laterales izquierdo y derecho del cuerpo del pez, además de rodear los ojos y la boca. Junto a ellos hay células con pelos similares a los sensores de presión acústica en el oído interno humano. Los nervios envían señales desde estas células ciliadas, que son procesadas por el cerebro, encargado de localizar e identificar el origen de los cambios detectados en el movimiento del agua.

"La tecnología ha alcanzado a la naturaleza en algunos ámbitos", dice van Hemmen, "pero está muy por detrás en el procesamiento cognitivo de las impresiones sensoriales". ?Mi sueño es dotar a los robots de múltiples modalidades sensoriales como la de estos peces?, concluye.

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar