El rinoceronte blanco del norte, al borde de la extinción

La muerte el pasado fin de semana de Angalifu, uno de los seis rinocerontes blancos del norte que quedaban en el mundo, acerca a esta especie a la extinción. Angalifu tenía 44 años y vivía en un zoo de San Diego (California), cuyos cuidadores creen que ha muerto de viejo, según un comunicado del responsable del zoológico Safari Park Randy Rieches.

 

«La muerte de Angalifu es una pérdida enorme para todos nosotros», subrayó Rieches, quien recordó que ahora el rinoceronte blanco del norte está «un paso más cerca de la desaparición».

 

Este deceso supone una pérdida no solo para el zoo, sino para el mundo, ya que de esta especie en peligro crítico solo quedan una hembra en el Safari Park de San Diego, otro en un zoo de la República Checa y tres en una reserva en Kenia. Hasta hace muy poco, había cuatro rinocerontes en esa reserva africana, pero en noviembre pasado murió Suni, de 34 años.

 

El rinoceronte blanco –tanto del norte como del sur– ha sufrido la caza furtiva por el marfil de sus cuernos o incluso por las creencias sobre sus supuestos poderes curativos. Los pocos que han permanecido en cautividad en zoos de todo el mundo no se han reproducido, aunque el zoo de San Diego ha recogido semen y tejido testicular para investigar con nuevas tecnologías. El parque de Cabárceno incluía hace un año a una cría de esta especie.

 

En la década de 1990, tanto el rinoceronte blanco como el negro estuvieron al borde de la extinción. Entonces, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza clasificó como casi amenazado el primero y en peligro crítico el segundo, del que quedan en África cerca de 2.000 ejemplares.

 

El 98% de la población de rinocerontes blancos del sur vive en cuatro países: Kenia, Namibia, Zimbabue y República Sudafricana. La subespecie del norte (Ceratotherium simum cottoni), que habitaba exclusivamente en la República Democrática del Congo dentro del Parque Nacional de Garamba tras su extinción de otras zonas como Sudán a causa del acoso del hombre y los conflictos bélicos de la zona, solo pervive en los mencionados zoológicos, pero cada vez en número más escaso.

 

Etiquetas: naturaleza

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar