El ratón sin miedo

{kewego}iLyROoafYuKq{/kewego}

La capacidad innata de los roedores para detectar el peligro y proteger a su camada depende de una molécula concentrada en el circuito cerebral del miedo, la amígdala, que está relacionado en humanos con trastornos como la depresión posparto o el autismo. En una serie de experimentos, el investigador Gleb Shumyatsky, de la Universidad de Rutgers, ha estudiado cómo actúan las hembras de ratón si se suprime el gen que controla esta molécula. Y ha comprobado que su percepción del riesgo se altera gravemente.

Es el caso de la protagonista de este vídeo, que debe reconstruir un nido desecho por los investigadores y reagrupar a sus crías. A diferencia de los ratones normales, que sitúan el nido en una esquina resguardada, esta roedora lo coloca en una posición central mucho más vulnerable frente a posibles depredadores. Además tarda mucho más tiempo de lo normal en localizar y colocar en su nuevo hogar a las crías dispersas.

"El equivalente en humanos sería la reacción de los padres en un parque con sus hijos cuando empieza una tormenta", explica Shumyatsky. La reacción típica en este caso sería reunir a los niños y ponerse bajo cubierto. "Pero si un padre careciera del gen suprimido en este ratón pensaría: sólo se van a mojar un poco, no hay problema", añade.

PNAS

Etiquetas: miedo

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar