El hallazgo de un fósil sugiere que los dinosaurios no cantaban

Un equipo científico ha descubierto en la Antártida los restos más antiguos de una siringe, el aparato de fonación de las aves.

También te puede interesar: Los mismos genes hacen posible el habla humana y el canto de los pájaros

La isla Vega, junto a la Península Antártica, en la Antártida, ha sido el escenario de una interesante sorpresa par el estudio de la evolución. Allí, un equipo de científicos ha encontrado unos fósiles muy especiales: los restos más antiguos de una siringe, el aparato fonador de las aves, que aporta nuevos datos sobre la evolución de las vocalizaciones y cantos de los pájaros desde el final del Cretácico. Según el estudio, publicado en Nature, la siringe procede de un ejemplar de la especie Vegavis iaai, un ave primitiva que vivió hace entre 66 y 68 millones de años en la Antártida. Julia Clarke, de la Universidad de Texas en Austin (EE. UU.), que ha dirigido la investigación, piensa que este órgano ya existía en tiempos de los dinosaurios pero ni estos ni los reptiles de ese tiempo lo desarrollaron.


El equipo de la Universidad de Texas de examinó la estructura tridimensional de la siringe mediante tomografía computarizada de rayos X y la comparó con datos de fósiles más recientes y de 12 pájaros modernos para reconstruir la evolución de este complejo órgano. Teniendo en cuenta las partes preservadas de la siringe y la posición de Vegavis en el árbol filogenético, los expertos creen que esta ave pudo producir graznidos como los gansos o incluso algún tipo de cantos más sencillos.

A raíz del descubrimiento, los científicos se plantean por qué no se han encontrado otros fósiles similares a este en los dinosaurios, que pudieron tener un órgano vocal en la laringe –como el que tienen los cocodrilos modernos– o uno más desarrollado en el interior del pecho, como el de las aves. La ausencia de este órgano en el registro fósil de los dinosaurios sugiere que pudo ser similar al de los cocodrilos y que muchos taxones no contaban con una siringe. El equipo de Austin cree que posiblemente la aparición de una siringe más compleja fuera una característica tardía que surgió con la evolución de los pájaros, después de que se desarrollase su capacidad para volar y mejorara su técnica de respiración.

Etiquetas: avesdinosauriosevolución

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar