El efecto de la anestesia en el clima

Un curioso estudio que acaba de ser publicado en Geophysical Research Letters advierte sobre unos “malhechores” que no se consideran cuando hablamos de cambio climático: los gases que se utilizan para anestesiar a los pacientes durante las operaciones.

 

Aunque su presencia en la atmósfera no se puede comparar con la del principal responsable del calentamiento global, el CO2, se han encontrado restos de sustancias narcotizantes incluso en la Antártida.

 

Además, su capacidad de almacenar energía procedente del sol–la causa del aumento de las temperaturas– es mucho mayor que la del CO2. Por ejemplo, un kilo de desflurano equivale, si tenemos en cuenta su potencial efecto invernadero, a 2.500 kilos de dióxido de carbono.

 

Los investigadores, dirigidos por Martin Vollmer, químico atmosférico de los Laboratorios Federales Suizos de Ciencia y Tecnología de los Materiales, han medido los niveles de desflurano, isoflurano, sevoflurano y halotano, que son de 0,30 partes por billon (ppb); 0,097 ppb; 0,13 ppb y 0,0092 ppb, respectivamente.

 

Como término de comparación, el CO2 presenta una concentración de 400 partes por millón, mil millones de veces superior a la del desflurano. El óxido nitroso, un anestésico muy usado, no se midió en el estudio debido a que existen otras fuentes de emisión aparte de los quirófanos.

 

Pese a su modesta contribución al calentamiento global, los expertos creen que no hay que desestimar la acción contaminante de esos gases.

 

 

Etiquetas: cambio climáticonaturalezasalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar