Descubren los primeros pingüinos antárticos afectados por la enfermedad de la pérdida del plumaje

Investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) y del Instituto Antártico Argentino han detectado los primeros casos del síndrome de la pérdida de plumaje en pingüinos de la Antártida.

 

En enero de 2014, en la bahía Esperanza, donde habita una de las mayores colonias de pingüinos de Adelia –Pygoscelis adeliae– con cerca de 120.000 parejas, observaron durante un censo rutinario un polluelo de apenas 20 días que presentaba áreas de piel sin plumaje. El animal murió dos días después pese a no mostrar ningún síntoma de padecer otras enfermedades.

 

Andrés Barbosa, investigador del MNCN, explica las implicaciones de esta patología en la Antártida: “Pese a ser una zona del mundo muy remota, la enfermedad ha llegado hasta las colonias de estas aves en la Antártida lo cual supone una amenaza más contra los pingüinos. Precisamente el pingüino de Adelia es una especie muy vulnerable ante el cambio climático, que está reduciendo enormemente sus áreas de distribución en la península antártica”.

 

Unos días después, a un kilómetro de distancia de donde se encontraba el primer pollo afectado, los investigadores observaron a otra cría que había perdido el plumaje de la cabeza. No pudieron examinar al animal para evaluar si se trataba de esta patología o de un problema de piojos pero no volvieron a ver al polluelo durante las dos semanas que estuvieron trabajando en la zona.

 

“Lo más probable es que muriera a causa del síndrome de la pérdida de plumaje”, apunta Barbosa. “Aún ignoramos cómo llegó la enfermedad hasta la colonia de la bahía Esperanza pero, si la causa es un agente patógeno, es posible que solo los pingüinos inmunodeprimidos desarrollen la enfermedad”, explica el investigador.

 

“El síndrome de la pérdida del plumaje no parece muy contagioso, pero es esencial descubrir por qué se produce esta enfermedad para conocer el riesgo potencial para la fauna de la Antártida y adoptar, si fuera necesario, medidas de protección”, concluye Barbosa. Esta enfermedad provoca la caída de las plumas de las crías de pingüino y deja la piel sin la protección contra el frío que proporciona el plumaje, lo que provoca la muerte de los pollos.

 

Previamente se había detectado el síndrome en pingüinos africanos –Spheniscus demersus– en 2006 y en pingüinos magallánicos –Spheniscus magellanicus– en 2007.

Etiquetas: animalesenfermedadesnaturaleza

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar