Costillas asesinas

gallipatoEl tritón español o gallipato (Pleurodeles waltl) empuja sus costillas atravesándose la piel para desplegar una hilera de huesos que actúan como púas envenenadas contra sus enemigos. Es la conclusión a la que ha llegado un equipo de investigadores de la Universidad de Viena, en Austria. Utilizando técnicas modernas de fotografía y radiografía, han observado en directo cómo cada vez que el tritón se siente amenazado empuja las costillas hacia adelante aumentando el ángulo de su columna hasta en 50 grados y manteniendo inmóvil el resto de cuerpo. Durante la investigación, además de dilucidar la forma de las costillas como puntas de lanza y el modo en que las empuja hacia adelante para desenvainarlas, los científicos descubrieron que los huesos del animal se rompen cada vez que atraviesan el cuerpo del tritón.

Y, sin embargo, a pesar de perforar repetidamente su propio cuerpo, el anfibio no sufre ningún daño. "Se sabe que los tritones, y los anfibios en general, tienen una extraordinaria capacidad para reparar su propia piel" afirma Egon Heiss, coautor del estudio que publica la revista Journal of Zoology. Los científicos creen también que el tritón español es inmune a su propio veneno

Etiquetas: veneno

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar