Con un par de narices

Con un par de naricesLos seres humanos tenemos dos ojos que nos permiten percibir el espacio en tres dimensiones, y dos oídos con los que podemos localizar de forma precisa el origen de un sonido. Pero para las moscas lo realmente importante es su doble "nariz" para oler en estéreo.

Es la conclusión de un estudio realizado por Leslie Vosshall, de la Universidad de Rochester, y publicado en la revista Nature Neuroscience. Según Vosshall, las moscas cuentan con dos órganos olfatorios que no sólo les permiten identificar el origen de un olor sino también navegar directamente hacia él, un comportamiento conocido como quimiotaxis.

Para estudiar este fenómeno, Vosshall y sus colegas tuvieron que descifrar en qué dirección se movían las larvas de la mosca de la fruta, Drosophila melanogaster, con respecto a la fuente de un determinado olor. Pero como los olores son invisibles, los investigadores pidieron ayuda a algunos colegas del Laboratorio de Biología y Bioquímica Molecular de Thomas P. Sakmar. "Necesitábamos ver los olores", explica Vosshall. Y lo consiguieron aplicando una novedosa técnica espectroscópica que les permitía, mediante luz infrarroja, crear entornos donde les era posible ver, controlar y cuantificar con precisión la distribución de los olores. Los resultados con moscas manipuladas genéticamente para suprimir uno de sus órganos olfatorios no dejaban lugar a dudas: cuando se trata de identificar dónde están los alimentos, una sola nariz no es suficiente para estos insectos.

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar