Búho real: el súper depredador de la noche

Al atardecer, cuando para algunos finaliza el día, comienza la actividad de muchos animales nocturnos que se encuentran a sus anchas en la oscuridad.

El búho real (Bubo bubo) es uno de los cazadores que salen de su escondite durante el crepúsculo en busca de alimento.

Muchas personas se sorprenden al conocer las dimensiones de este gigante de la noche, y es que el búho puede llegar a medir 75 centímetros de altura con una envergadura – ancho que tiene el ave con sus alas extendidas – de 1,80 metros. A pesar de su imponente tamaño, el búho es capaz de volar en absoluto silencio gracias a sus plumas, que minimizan el impacto del aire. Esta habilidad, unida a sus extraordinarias capacidades auditivas y visuales, convierte al animal en un eficaz cazador. Hay que destacar que lo que normalmente se piensa que son las "orejas" del búho son en realidad dos grupos de plumas que cubren el oído y simplemente se encrespan.

El búho real es un súper depredador, ya que se alimenta de otros depredadores. Para conocer la dieta de un animal tan esquivo como el búho, al que en pocas y privilegiadas ocasiones se puede pillar in fraganti cuando aborda a una presa, los investigadores recurren a métodos de observación indirecta. En el caso de muchos carnívoros, lo más sencillo es estudiar sus egagrópilas, unas bolas formadas por restos de piel, huesos y pelo que los animales no han podido digerir y regurgitan. La identificación de estas "sobras" del banquete proporciona mucha información sobre los hábitos alimenticios de los depredadores.

El análisis de las egagrópilas de búho revela que su dieta es muy variada, y caza prácticamente todo lo que esté disponible: zorros, garduñas, rapaces y otras aves…sin embargo, en la península ibérica sus presas más habituales son el  conejo y la rata, debido seguramente a su abundancia.


La independencia llega poco a poco

La primera reproducción del búho real puede ocurrir en el primer año de edad, y las primeras puestas en la península ibérica se registran en diciembre. Las hembras se encargan de la incubación, que dura algo más de 30 días.

Algunos pollos remolonean y pueden tardar más de un año en "independizarse"

Los pollos pasan cierto tiempo en el nido bajo los cuidados paternos. Antes de comenzar el periodo de dispersión, en el que los jóvenes búhos se instalan en otros territorios, estos "adolescentes" comienzan poco a poco sus incursiones hacia lo desconocido. Su área de exploración aumenta progresivamente pero, eso sí, siempre incluye el nido. El momento definitivo de comenzar la dispersión se encuentra en torno a los 5 o 6 meses de edad aunque, al igual que sucede con los humanos, algunos pollos remolonean más y pueden tardar más de un año en "independizarse". Las distancias de dispersión también son muy variables, entre 1 y más de 30 kilómetros.

Es curioso, además, que aunque la distancia entre hermanos va aumentando con el tiempo, los jóvenes de diferentes sexos suelen permanecer más unidos, y este vínculo no siempre se disuelve durante las primeras fases de dispersión.

El búho real, si bien es la más emblemática, no es la única rapaz nocturna de la península ibérica. Entre sus parientes se encuentran otras aves de menor tamaño como el autillo (Otus stops), el búho chico (Asio otus), el cárabo común (Strix aluco), la lechuza común (Tyto alba) y el mochuelo europeo (Athene noctua).


(Fuente: Enciclopedia Virtual de los Vertebrados Españoles, Museo Nacional de Ciencias Naturales CSIC)

Etiquetas: Españaanimalesavesinstagramnaturaleza

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar