¿Se debe el TAC a los Beatles?

Te contamos la relación entre esta moderna tecnología y el famoso cuarteto de Liverpool.

No sabemos si la versión de “Twist and shout” (Shake it up Baby) de Top Notes grabada por los Beatles en 1963 inspiró a los físicos ingleses. Lo que sí sabemos es que su Discográfica EMI disfrutaba de una muy saneada economía gracias a las ventas millonarias del grupo de Liverpool.

Quizás no sepas es que EMI eran las iniciales “Electric and Musical Industries” y que, al igual que ahora hacen empresas como Google, en su momento diversificaron e invirtieron en iniciativas “geek”. Sir Joseph Lockwood, su director, apostó por un proyecto innovador de un brillante empleado llamado Godfrey N. Hounsfield, que proponía reconstruir imágenes perpendiculares –axiales- a raíz de la información obtenida de la sombra que producen los rayos X en los 360º. Para ello, se basó en un modelo matemático de Allan M. Cormack.

Hasta ese momento, la radiografía, que se había descubierto 75 años antes, mostraba las sombras frontales que proyectaba cada órgano del cuerpo humano. Estos órganos se tapaban y se “enturbiaban” unos a otros sobre una placa fotográfica. El resultado era muy gris y granulado. La fuente de “luz” era una lámpara de Rayos X, que aunque no puede verla el ojo humano, sí que es capaz de verse en una placa fotográfica.

El primer prototipo

Para situarnos: no existían microprocesadores, solo transistores y los ordenadores que ocupaban varias habitaciones. En ese contexto, hay que reconocer que aquel proyecto de hace 50 años proponía varias apuestas muy interesantes: utilizar la electrónica como base para generar una imagen, que esa imagen además, fuera procesada, y partir de información en 360º.

El resultado fue un prototipo desarrollado en EMI Central Research Laboratories, donde un tubo de Rayos X giraba y disparaba (“twist and shot”) y era capaz de generar la imagen de una “rebanada” o “corte” del cerebro sin que los huesos del cráneo enturbiasen o tapasen la imagen. Se puso en marcha el 1 de Octubre de 1971 en el Hospital Atkinson Morley de Londres, necesitaba 20 minutos por cada imagen y se conoció como TAC (Tomógrafo Axial Computerizado). Debido a ello, en 1979 fueron galardonados con el Nobel de Medicina por primera vez dos científicos no biólogos o médicos: Godfrey N. Hounsfield y Allan M. Cormack.

Con casi medio millón de dispositivos en el mundo, hoy en día es un equipo cada vez más utilizado en el diagnóstico por imagen, y con la última generación necesitamos solo 1 segundo para obtener, ya no un corte, si no ¡una imagen 3D de todo el cuerpo humano! que nos permite hasta navegar de forma virtual por su interior. De ahí que hayan perdido la “A” y se les denomine sólo Tomógrafos Computarizados o Escáner. Se trata de uno de los equipos médicos con más peso en el diagnóstico de enfermedades de la historia y, quizás de algún modo, lleven un granito del famoso grupo.

José Ramón Román es profesor Colaborador de la Universidad de Sevilla en las Facultades de Odontología y Medicina. Artículo escrito en colaboración con la UCC+i de la Universidad de Sevilla

Etiquetas: La ciencia contada por los científicoscuriosidades

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS