Koenigsegg: One, el coche más rápido del mundo