Crean una chip para controlar el cerebro y administrar fármacos