Visión nocturna a base de infrarrojos para evitar accidentes

vision-nocturna-mercedes-y

 

De noche la visibilidad se reduce y los faros se convierten en el gran aliado de los conductores para evitar los accidentes. Sin embargo, a veces los sistemas de iluminación no son suficientes. Por esta razón Mercedes Benz incluye en algunos de sus modelos un asistente para visión nocturna que muestra la carretera con la misma intensidad que si estuvieran las luces de carretera conectadas pero sin deslumbrar a los demás conductores.

 

Este sistema tiene dos partes principales. Por un lado dos faros infrarrojos situados justo al lado de la parrilla del radiador emiten una luz invisible al ojo humano, pero con un alcance similar al de los faros bixénon. Por otra una cámara sensible a los rayos infrarrojos, situada en el interior del coche, en el parabrisas, consigue captar la imagen de la carretera y transmitirla a la pantalla multifunción del vehículo.

Cuando el conductor activa el asistente para visión nocturna, el display estándar del cuadro de mando se transforma. El velocímetro redondo desaparece y se sustituye por la imagen que está captando la cámara infrarroja. La velocidad pasa a ser una barra justo debajo de la imagen.

La imagen captada por la cámara se refleja en la pantalla TFT de ocho pulgadas, mostrando tanto obstáculos «calientes», como personas o animales, así como objetos «fríos» como piedras o un vehículo averiado. De este modo, el conductor es capaz de responder más rápidamente a un imprevisto, pues se reduce el tiempo de reacción ante un obstáculo. Esta es la principal ventaja frente a los sistemas convencionales de cámara térmica, que no pueden detectar obstáculos «fríos».

El alcance de la luz de infrarrojos es mayor de 150 metros, es decir, el doble que los faros bixenón. El asistente para visión nocturna está disponible en la Clase S y la Clase CL de Mercedes Benz.

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar