Un nuevo método para conservar limón cortado

cocktail-limonEn el Centro Nacional de Tecnología y Salud Alimentaria, el CNTA, han estado trabajando durante dos años para desarrollar un sistema que mantenga el limón cortado en óptimas condiciones más tiempo y evite el pardeamiento típico de las verduras. Esta innovación permitirá la comercialización de latas de limón cortado manteniendo todas las propiedades naturales de este cítrico.

En el mundo de la hostelería se pierde mucho tiempo en la preparación de los productos para decorar y aderezar ligeramente los platos y las bebidas. Muchos ya se comercializan en forma de latas, botes, etcétera y reducen el tiempo de preparación de los platos sin sacrificar la calidad de los mismos. Sin embargo, un producto se resistía a este proceso, los hosteleros deben seguir cortando los limones en rodajas cada día y prepararlos para condimentar muchas bebidas y ciertos platos. Ahora, el CNTA ha desarrollado para la empresa Conservas Cárcar una investigación para conseguir envasar limón cortado y que se mantenga siempre en condiciones óptimas.

Existen muchos productos que evitan el pardeamiento de los vegetales, sin embargo no todos cumplen con la legislación sanitaria para uso alimentario. Actualmente los únicos aditivos con carácter antioxidante autorizados por la legislación española para la conservación de este tipo de productos son los sulfitos, el ácido ascórbico y el ácido cítrico. Sin embargo, por los problemas de asma que pueden provocar en ciertos pacientes los sulfitos (el inhibidor del pardeamiento más eficaz), el uso de este aditivo está limitado.

Gracias a un nuevo proceso elaborado por el CNTA que combina tratamientos físicos y químicos la conserva de los limones cortados en perfecto estado llegará en muy poco tiempo. Como explican en el Centro, no se han querido utilizar tratamientos térmicos pues "suponen mayores índices de manipulación de producto y con ello la variación de las características propias del producto fresco".

De este modo, cuando se comercialice el producto (se ha creado la empresa LunaCitric que tiene pensado venderlo bajo la marca LunaLemon) la única manipulación del producto que tendrán que hacer los camareros será sacar las rodajas de la lata. Además, el único desperdicio que se generará será el envase.

Etiquetas: alimentacióninnovación

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar