Todos con ESP

Desde 300 euros. La mayoría de los modelos de las gamas media y alta lo ofrecen de serie; en los demás es opcional, con un sobreprecio que va desde los 300 euros en un Fiat Bravo hasta los 900 en un Suzuki Grand Vitara. Ojo: hay modelos que no lo tienen ni de serie, ni opcional.
Más seguridad. El ESP es un aliado indiscutible del conductor para ayudarle a conservar el control del vehículo en las situaciones de emergencia que anteceden a cualquier accidente. Es el accesorio más útil que se puede elegir en las interminables listas de opciones. Los 600 euros que cuesta de media en los modelos que lo facturan aparte son el dinero mejor empleado que podamos invertir, mucho más que el de la pintura metalizada, por ejemplo.
Que sea obligatorio. Pero hasta que no se haga obligatorio, habrá muchos conductores (y algunos fabricantes) que se lo ahorren. La seguridad en las carreteras es labor de todos. Cualquier decisión que contribuya a incrementarla debe tomarse ya. Y con ESP no cabe la más mínima duda de que disminuyen los accidentes.

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar